La Iniciación, en la Masonería, significa “comienzo”, el comienzo de un proceso que se desarrolla paulatinamente a lo largo de los tres Grados de Aprendiz, Compañero y Maestro Masón. El proceso de Iniciación en la Masonería es un acto solemne que supone una experiencia inolvidable para el candidato.

Sin embargo, dicha Iniciación en la Masonería es, realmente, un proceso continuo del hombre sobre sí mismo, hecho posible gracias al clima de Serenidad, a la Fraternidad y a la Tolerancia de sus compañeros que están siguiendo, o han seguido, el mismo camino.

¿Me pedirán que ingrese?

NO, NO DIRECTAMENTE Y NO DEBE ESPERAR QUE LO HAGAMOS

Muchos hombres que hubieron deseado ser iniciados como Masones nunca lo fueron y nunca lo serán por desconocer que a un Masón no le está permitido pedir directamente el ingreso de un nuevo miembro. Se tiene que dar el paso personal y voluntariamente.

Lamentablemente, a menudo se encuentran hombres que esperaron en vano el ser invitados.

Si está interesado y quiere ingresar o desea más información no dude en contactar con un Masón para ampliar su conocimiento sobre la Francmasonería. Quizás uno de sus amigos que es Masón puede tocar el tema conversando con Usted, pero de ninguna manera le pedirá que ingrese. Creemos que una persona debe pedir su ingreso sola, de su propia voluntad, y no por haber sido solicitada.

¡EL INGRESO HA DE SER LIBRE!

Si no conoce a ningún Masón, siempre se puede poner en contacto con nosotros, donde tendrá buena acogida y podrá conseguir toda la información deseable.

Requisitos para ingresar

Ser miembro de una Logia Masónica está al alcance de toda persona mayor de edad, sin distinción de nacionalidad, grupo social o religión. Los que son aceptados como miembros han de tener buen carácter, aptitud para trabajar en grupo, buena reputación y creer en un SER SUPREMO.