El concepto de Regularidad Masónica, que se emplea frecuentemente, tiene importancia para los Masones del Gran Oriente de España. Admitimos visitas en Logia solamente de Masones Regulares, perteneciendo a otra Gran Logia Regular y viceversa.

Esta Regularidad se refiere a cuatro aspectos principales:

Legitimidad

Una Gran Logia o Gran Oriente necesita, para ser Regular, la transmisión de una Tradición y, por ello, tendrá su Regularidad de origen por haber sido instalada por otra Gran Logia o Gran Oriente que tenga su origen Regular.

Respeto a las antiguas reglas

Las principales reglas han sido definidas en el año 1929, en un documento admitido por todas las Grandes Logias Regulares del mundo, citaremos a continuación los 6 primeros puntos como los más importantes:

  1. Creencia en un Ser Superior / Dios / Gran Arquitecto del Universo.
  2. Absoluto respeto a los “Antiguos Deberes o Land-Marks”.
  3. No se puede aceptar más que a personas libres y respetables que se comprometan a poner en práctica un ideal de PAZ, AMOR, Y FRATERNIDAD.
  4. Su objeto es el perfeccionamiento de las personas y, en consecuencia, de la humanidad entera.
  5. La Francmasonería impone a todos sus miembros la práctica escrupulosa de los Rituales como modo de acceso al Conocimiento por las vías iniciáticas que le son propias.
  6. La Francmasonería impone a todos sus  miembros el respeto a opiniones y creencias de cada uno. PROHIBE en su seno toda discusión o controversia política o religiosa.

Reconocimiento

Además de las dos condiciones precedentes, una Gran Logia o Gran Oriente debe ser reconocida por otras, habitualmente después de un tiempo de observación prudencial. Este Reconocimiento puede interrumpirse en el caso de que una Gran Logia o Gran Oriente se desvíe de una o varias reglas.

Exclusividad Territorial

Una Gran Logia o Gran Oriente tiene que ser la última autoridad Masónica Soberana dentro de su jurisdicción, no permitiendo injerencias de otras obediencias, ni invasiones de Territorio.