EL GRAN ORIENTE DE ESPAÑA descendencia 1.780, como Obediencia Masónica Regular, es continuadora de la más profunda Tradición de la Masonería Española, y tiene su fundamento esencial en la creencia en un Ser Supremo, Hacedor y Mantenedor de lo creado, expresado bajo el nombre de Gran Arquitecto del Universo; sus principios se resumen en éstas dos máximas “conócete a tí mismo”,  y “ama al prójimo como a tí mismo”.

Es una Obediencia formada por personas libres, dependientes solamente de su conciencia, dedicados a laborar por un ideal de paz, libertad, amor y fraternidad. Busca la Verdad, y practica la solidaridad. Trabaja por el mejoramiento social de la humanidad, desea la paz y la concordia entre todos los ciudadanos del mundo, respetando sus peculiaridades y la Soberanía Nacional de cada Estado. Practica la verdadera filantropía y para la consecución de sus fines, emplea el estudio y la práctica de ritos simbólicos tradicionalmente propios de la Masonería.

No se admite más diferencias entre sus miembros que las que establezcan los propios méritos. Impone a los mismos el respeto a las opiniones ajenas tanto políticas como religiosas. No se da cabida en sus Logias y locales a discusiones políticas o religiosas con el fin de constituir un centro permanente de unión fraternal. Defiende la libertad de conciencia, la libertad religiosa, y la libertad de culto.

Admite en su seno a cualquier persona que, basada en su propia razón, haya establecido su personal convicción religiosa y moral, pero rechaza al ateo que cierra su razón al Ser Supremo. Proclama la existencia de la Moral Universal, y la Ley Natural, dictadas por la Razón, y defendidas por la Ciencia.

EL GRAN ORIENTE DE ESPAÑA descendencia 1.780, es una Institución nacida de la Moralidad y desea mantener relaciones de leal y tolerante convivencia con todas las religiones y creencias.

En sus Logias o Talleres, se trabaja con todo rigor y asiduidad, conforme a sus ritos seculares para la consecución de sus objetivos. Se enseña a amar a la Patria, someterse a sus Leyes, respetar a las Autoridades constituidas, a honrar y dignificar el trabajo considerado como uno de los deberes más esenciales del hombre, -y en consecuencia proscribir la ociosidad voluntaria-, y a promover la Tolerancia, la Libertad, la Fraternidad, y la Justicia, como principios rectores de la convivencia humana.

EL GRAN ORIENTE DE ESPAÑA descendencia 1.780 acata el estricto cumplimiento de las Antiguas Reglas, Usos y Costumbres de la Francmasonería, así como de sus Leyes Generales; declara que la Masonería simbólica cuenta de tres Grados: Aprendiz, Compañero y Maestro.

El desarrollo de todo lo que antecede constituye, en síntesis, el objetivo Universal y Tradicional de la Masonería, y son los fundamentos y fines de EL GRAN ORIENTE DE ESPAÑA descendencia 1.780.